Cocina

El pescado también puede ir a la parrilla

pescado a la parrilla

Cuando pensamos en comprar carne para asar en la parrilla inmediatamente viene a nuestra mente ir por grandes filetes de res o incluso pollo, pero el pescado también es una alternativa para esas personas que por diversos motivos no consumen carnes rojas.

Así que para que tu parrillada con pescado sea exitosa, te damos algunos trucos para preparar la carne y que quede riquísma.

Trucos para hacer pescado a la parrilla

La preparación del pescado antes de ponerlo a la parrilla

Puedes asarlo entero o troceado, de lo que dependerá el tiempo de cocción y las técnicas que se empleen para garantizar su jugosidad.

Puedes cocinarlo con las escamas o sin ellas, pero siempre tienes que pedir al pescadero que saque las vísceras y tripas del pescado mediante una incisión en el vientre o por las branquias.

pescado a la parrilla

En caso de pescados enteros, cuanto más grueso sea, más fácil será darle la vuelta sin que se rompa. Si son más pequeños o finos o cuando asemos lomos o trozos, es preferible colocarlos sobre una hoja de papel de aluminio, que nos ayudará a cocinar las dos caras sin destrozar la pieza al darle la vuelta.

Tomar en cuenta el tamaño del pescado

Si la pieza es más grande que un pescado de ración, conviene hacer unos cortes diagonales que facilitarán la cocción de la parte interior. En estos cortes, es conveniente añadir aceite o caldo con frecuencia, para que el no se seque. Además nos ayudarán a saber en qué momento está en el punto exacto y así no se pegue.

Si el pescado va a ir en trozos, es conveniente dejarlo en un marinado o una maceración previa horas antes. Además ese líquido de maceración puede servir para elaborar la salsa que se podrá servir con esta carne una vez cocinado en la parrilla.

Otra forma de hacer el pescado a la parrilla es formar paquetes con papel de aluminio e incorporando dentro con aceite o mantequilla, unas gotas de vino, mezclas de especias, unos ajos fileteados o un ramillete hierbas aromáticas que potenciarán su sabor. De esta forma será más saludable.

La distancia entre el pescado y las brasas

Es fundamental ajustar la distancia entre éstas y la pieza, evitando que surjan llamas que pueden calcinar la piel o incluso la carne, lo cual afecta su sabor. Lo ideal es colocarlo a unos 20 cm aproximadamente de distancia de las brasas, moviendo la parrilla arriba o abajo para encontrar el punto en el que la piel crepita y cruje, pero no se dispara la cocción.

Cómo se cocina en la parrilla

Durante el proceso, los jugos se desplazan y en la parte exterior del pescado se va formando una costra crujiente. Es importante que las brasas ardan con una intensidad uniforme para que la fuente de calor afecte por igual a toda la pieza. Conviene esperar a que las brasas tengo un color grisáceo y repartirlas bien por la superficie de la parrilla.

A lo largo de la cocción es importante dar la vuelta al pescado para que se cocine por ambas caras, como lo harías con otros trozos de carne.

Y para acompañar, puedes recurrir a preparar papas con cebolla y chile, sin olvidarnos de ensaladas y asados de otros elementos vegetales como las verduras a la parrilla.

¿Qué te parece? ¿Estás pensando en cocinar pescado la próxima vez?