Consejos

Cómo limpiar tu refrigerador fácilmente

limpiar tu refrigerador

El refrigerador es uno de los electrodomésticos de la llamada linea blanca que resultan indispensables en la cocina. Y al tener contacto con nuestros alimentos, es importante mantenerlo limpio.

No es necesario lavarlo diario, pero sí hacer una limpieza más o menos cada semana, quincenalmente. Y mensual de forma más profunda.

No necesitas productos caros ni especializados en para hacer la limpieza, pues el bicarbonato de sodio es un producto maravilloso que te ayudará en esta tareas.

Sin embargo, hay algunas cosas que debes hacer antes, sin importar el método que decidas usar.

  • Descarta los alimentos caducados o que ya tengan hongos.
  • Retira los estantes y lávalos.
  • Limpia el interior del refrigerador con un paño o una toalla de papel, agua y detergente suave
  • Retira gavetas de las verduras y de la carne.
  • Limpia a fondo la suciedad de las esquinas y la goma de las puertas con un palillo de dientes.
  • Limpia compartimentos de las puertas.
  • Limpia los derrames del exterior de las botellas y frascos.
limpiar tu refrigerador

¿Cómo limpiar el refrigerador con bicarbonato?

Necesitarás: 

  • 2 cucharadas de bicarbonato de sodio
  • Un litro de agua
  • Una bayeta
  • Unas gotitas de zumo de limón (opcional).

Procedimiento: 

Haz una pasta, aplica ésta con ayuda de un cepillo de dientes viejo y frota en aquellos sitios donde notes demasiada suciedad. Limpia con un paño y listo.

También se puede hacer un procedimiento parecido pero con vinagre. No importa cuál de los dos productos decidas usar, pero nos inclinamos por el bicarbonato porque no tiene ningún tipo de aroma.

Te puede interesar: cómo quitar los sabores del aceite de cocina usado

Eliminar olores del refri para siempre

Una vez que ya está limpio tu refrigerador, procura que se mantenga libre de olor aplicando alguno de los siguientes trucos:

  1. Cortar un limón por la mitad e insertarle clavos aromáticos.
  2. Introduce en la nevera un vaso con zumo de limón.
  3. Coloca una taza o un vaso de café molido al fondo del refri.
  4. Pon un plato con pan duro.
  5. Pon un recipiente con bicarbonato de sodio
  6. Empapa un algodón con extracto de vainilla y déjalo toda la noche en la nevera. Al día siguiente, quítalo.

¿Tienes algún otro truco de limpieza y que elimine malos olores?